Mano Bouzamour. Foto cortesía de Enrique Patiño.

La promesa de Mano Bouzamour

Algunos inmigrantes dicen que los traicionó, otros lo aclaman. Mano Bouzamour, escritor holandés de ascendencia marroquí, visitará la Filbo 2016 para presentar su libro La promesa de Pisa. Una novela sobre la vida de adolescentes en barrios marginales de Ámsterdam y la frontera social entre estos dos mundos. Acá una reseña por Carolina Rodríguez Mayo, publicada originalmente en Cerosetenta

Mano Bouzamour es un joven de veinticuatro años, nacido en Holanda y de ascendencia marroquí que ha resultado ser una de las grandes promesas de la literatura holandesa. Bouzamour ha vivido su vida entre dos culturas muy diferentes, ha estado atrapado entre dos comunidades que viven juntas, pero que nunca se han mirado a los ojos. En su libro La promesa de Pisa él señala los problemas que tiene que enfrentar un inmigrante que no termina de ser totalmente aceptado en ninguna de las dos esferas.

Sus padres, musulmanes tradicionales, nunca aprendieron holandés, iletrados en la lengua del país en el que viven; decidieron criar a sus hijos de espaldas a la cultura occidental. Sin embargo, esa cultura que sus padres se empeñaron en repeler es, al fin y al cabo, la cultura que lo acompaña en su día a día fuera de casa. Entonces, esta promesa de la literatura resulta ser el puente entre dos mundos aparentemente diferentes, su proeza es hablar de ese secreto a gritos que camina entre las calles de Ámsterdam; les devela a los lectores que esa segregación entre el europeo y los demás no hace parte del pasado. Bouzamour es unbestseller en Holanda y ha gozado de buena crítica entre conocedores y lectores; pero tuvo que pagar un costo, pues la relación con sus padres y su comunidad se agrió. Algunas de las situaciones o confesiones que se presentan en el libro resultan ofensivas e inapropiadas para los musulmanes.

Es así que este joven holandés se abre paso en medio de una imagen satanizada por los suyos que lo etiquetan de infiel y una imagen idealizada por los occidentales que lo han considerado fresco y trasgresor. A pesar de estar dividido, Bouzamour quiere contar su historia desde la sinceridad, pero —como sabemos— la verdad nunca ha sido ni fácil ni agradable a todos.

Siga leyendo acá.

Anuncios