¿Tienen recuerdos de la FilBo?

Cuando compraron su primer libro con los ahorros de la vida, esa vez que sus autores favoritos les firmaron un libro (que todavía tienen), cuando concieron la literatura de Portugal, cuando se enamoraron del cómic colombiano, cuando sus papás los llevaron al pabellón de literatura infantil, cuando la feria se convirtió en la excusa perfecta para una cita romántica…

Todos tenemos recuerdos de la Filbo, en fotos, historias, videos, autógrafos, de mil maneras. Pues este año queremos conocer esos recuerdos y publicarlos en este blog.

¿Cómo? Envíen sus recuerdos por redes sociales con el HT #MiFilbo (recuerden seguirnos en Twitter, Facebook e Instagram) o dejen sus historias en la sección de comentarios de este blog. ¿Listos? Desde la próxima semana empezamos a publicar todo lo que recibamos.

Anuncios

6 comentarios en “¿Tienen recuerdos de la FilBo?

  1. Me hace muy feliz sentir que ir a la feria se está convirtiendo en una tradición de madre e hija, desde hace 3 años mi nena y yo no faltamos; ella ahora tiene 4, y ya tiene la noción de toda la logística que ponemos en marcha para continuar la tradición, por ejemplo, todos los años compramos un cochinito especialmente para que ella ahorre y pueda llevarse todos sus antojos literarios a casa, personalmente los titulos del fce para niños me parecen exquisitos.
    Un saludo a los organizadores, a ver cuando nos traen a murakami, ojala antes de que gane un nobel…

  2. Mi primer cita con quien ahora es mi novio fue en filbo del año pasado. Este año mi cumpleaños es el primer día de filbo y voy a celebrarlo con él, rodeada de libros.

  3. Desde que tengo memoria, nunca he faltado a la FILBO; seguramente fue eso (y que mi papá me enseñara a leer con el Quijote de la Mancha) lo que ha hecho que le tenga taaanto amor a los libros.
    Recuerdo una vez, no sé que año era, pero el pabellón de Literatura Infantil era todo de Rafael Pombo. Cuando salimos de la feria, esa noche, cogimos un bus para llegar a la casa, cuando empezó a sacar humo. Mis papá afanados por sacarnos del bus a mi hermano y a mí, y yo afanada por mi sombrero con los personajes de Rafael Pombo. Mi mamá me regañó horrible, pero era mi sombrero de copa con los cuentos de Rafael Pombo.

  4. Hasta 2012 solo falté a dos. Que plan maravilloso era ahorrar desde enero para comprar uno ni, dos, tres lo que alcanzara en libros y pasear por cada uno de los pabellones… estar antes de 10, comprar boleta, en una época Semana entregaba un pase dos X 1, hacer fila, cantar el himno, recibir mapa y a optimizar tiempo porque las ultimas han exigido hasta dos dias; los tres últimos años no he vivido en Bogotá, luego no he asistido, este año estoy haciendo balance por que me sale costoso el desplazamiento y comprar libros, pero anhelo ir por el pais invitado , conoci Ámsterdam en 2014, que experiencia!!!! Un libro es mi impronta….

Los comentarios están cerrados.